De alegrías y recuerdos… ¡Gracias Clásico Mundial!

(Regresando a la motivación de escribir, me dio por compartir un comentario en una foto propia… El beisbol, el beisbol, el beisbol…)
(Y les/me debo un post más largo con cuentos y relatos de, alrededor de una semana inolvidable)

ImageMonto esta foto en el Facebook y me pasan tantas cosas por la cabeza. Recuerdo con alegría los primeros pasos en los estadios de Venezuela, cubriendo todo lo que se pudiese cubrir. Beisbol, beisbol, siempre beisbol. Recuerdo las metidas de pata, las lecciones, las rodadas, las alegrías, los sustos, decepciones y sobre todo recuerdo con cariño a los amigos, amigos protectores, amigos mentores, amigos de verdad.
Continue reading

The Process Of Heating An Hallaca With One Hand

With the mere intention of helping people on these days of rejoice and happiness I’ve decided to post a manual on how to heat a Hallaca with just one hand, so you’re able to take pictures while you do so to post on your Facebook, Twitter, send by email, make your Holidays cards or write a stupid post on your blog.

The manual is in English with some unavoidable jumpbacks to Spanish. I hope you find this as useful as an ashtray on a motorcycle.

Enjoy!

Continue reading

La historia repetida: El ‘Dream Team’ de los perdedores

Tal y como apareció en: SinUniforme.com

MIAMI.— En una tarde de domingo otoñal en una cancha del área suburbana de Miami, saltaban decenas de niños a jugar fútbol, a divertirse, a reír y a tratar de ganar. Los rostros de los pequeños, de 3 a 8 años, le alegrarían el fin de semana a cualquiera. Continue reading

“Chinchorreando” en Puerto Rico

Un don que decía llamarse "Pete Rose" y yo.

El slogan es “Puerto Rico does it better”. Con esa frasecita tan sencilla, los de esa isla caribeña buscan atraer a los extranjeros para que visiten lo que muchos han definido como un paraíso tropical. Con el concepto de que en este pedazo de tierra lo hacen mejor buscan llamar la atención para que vengamos los que no somos de aquí y nos enamoremos. Continue reading

Todo por llegar a New York… Bus chino (2 de 3)

washington new york bus chinatownEscrito originalmente el 2 de diciembre de 2004
Segunda entrega de tres

Realidad / Crónica

Los asientos no eran incómodos, pero si arbitrarios. Hacían lo que les daba la gana. Los que estaban reclinados no retornaban y los derechos, no cedían. Pero después de tanto; tanto frío, tanta hambre, tanto correteo y tanto lidiar con aquel chino de la oficina, Johana, Elsie, Marinés y Sergio íbamos a Nueva York empotrados en las butacas anárquicas del ‘autobús de los chinos de dicí’. Más cerca de allá, en otro autobús, en otra guagua, en puestos regados y separados, viajaban Aída, Arnaldo, Ingrid e Ian. Continue reading

Retro post: Viaje en bus chino de Washington a New York (1 de 3)

Escrito originalmente el 2 de diciembre de 2004
Primera entrega de tres

Quien piense que el subdesarrollo no es de lo más divertido que nos ha tocado vivir, puede pecar de amargado. La discusión no es si es un tema que debe tomarse en serio o si es algo para entablar un análisis socio-económico; la pregunta radica en que si es a veces peculiarmente cómico o no.

Y cuando el subdesarrollo se vive en primera persona en un país que se precia de ser la mayor potencia del mundo, entonces la cosa es aún más interesante. Una primera potencia que pierde fuerza y la cede al gigante asiático, a un país visto por muchos como retrógrado y que aún cree en los colores rojos heredados del marxismo-leninismo y sobre todo maoismo. Un país del que tal vez admiramos la comida, la tradición, lo milenario, pero del que sabemos muy poco. Continue reading

Extrañando la Caimanera del 24

sergio machado pitcherNunca prolongué mucho el sueño ese de ser pelotero profesional. No servía de mucho cuando desde la escuelita, o ‘compotica’ me daba cuenta de que los demás eran mejores que yo.

Siempre estaba en el medio, no era patéticamente ‘maleta’ pero tampoco era una estrella. Hubo episodios en demasía tristes, como cuando en Felinos me dieron el número 117 en preparatorio, indicativo evidente para mi padre de que no me tomaban en cuenta. Pero también hubo momentos gloriosos como los años en Torres de Petare, donde hasta el peor tenía chance de jugar y aprender Continue reading